sábado, 7 de noviembre de 2009

Untitled


Gabriel se arrodillo
con el rostro envuelto en sombras,
ajenas eran sus emociones,
extraño temor aquel que recorria sus manos,
Gabriel, derrumbado ante la luna,
su rostro apenas iluminado
con las finas facciones ahora marcadas,
su cuerpo cubiero por plumas,
una a una caian de su espalda,
y el seguia inmovil,
ajeno sentimiento, impotencia, miedo,
Gabriel calló.